jueves, 16 de junio de 2016

FILEMÓN Y BAUCIS


Existía un matrimonio griego que habitaba en la ciudad de Tiana que fueron los únicos que dejaron entrar a su casa a Zeus y a Hermes.

Un día Zeus y Hemes llegaron a la ciudad de Tiana en medio de una tormenta, cansados de su viaje, el cual lo hicieron transformados en mendigos, pidieron posada por una noche.

Todos los habitantes se negaron a darles posada excepto Filemón y Baucis que les abrieron las puertas de su humilde cabaña. Después de servirles de comer y vino varias veces, Baucis se dio cuenta de que la jarra de vino no tenía fin lo que le llevo a pensar que no eran unos simples forasteros, eran deidades.

Al percatarse de esto pensaron que la comida servida no era digna para tales invitados, Filemón decidió ofrecerles el ganso que guardaba en su casa, el cual era su único animal.

Al aproximarse al ave el campesino, esta corrió hacia el regazo de Zeus, el cual dijo que no hacia falta sacrificarlo ya que habían finalizado su visita.

Zeus advirtió al matrimonio que tenían que marcharse de la ciudad,pues la iba a destrozar porque nadie le había dado posada. Zeus les dijo que debían subir a lo alto de la montaña con el y no darse la vuelta hasta llegar a la cima. Una vez en la cima la pareja vio su ciudad, toda destruida por la inundación que el había provocado; sin embargo Zeus conservó la cabaña de Filemón y Baucis, la cual posteriormente se convertiría en un templo.

Zeus les concedió un deseo al matrimonio, ellos pidieron ser los guardianes del nuevo templo, vivir muchos años juntos y morir juntos.

Tras la muerte del matrimonio Zeus los convirtió en árboles inclinados el uno hacia el otro; Filemón fue convertido en Roble y Baucis en Tilio.

1 comentario:

Ricardo Lara blanco dijo...

recuerda un poco a la leyenda del lago de Doniños. buen trabajo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails