viernes, 17 de junio de 2016

Androides de la antigua grecia

La idea de los androides, robots antropomorfos, que además de intentar imitar la apariencia humana también intentan emular su conducta, parece algo único de la actualidad y un tema reservado exclusivamente para esta época de nuevas tecnologías, pero, también forman parte de la mitología antigua.
Un buen ejemplo de autómatas de la antigüedad es Talos. Existen varias versiones sobre su genealogía,  y en algunas es descrito como un gigante hecho de bronce, forjado por Hefesto, que es considerado como su padre.

Fue construido con el objetivo de proteger a la Creta minoica de posibles invasores.
Era un ser infatigable, y se cuenta que daba
tres vueltas todos los días a la isla, impidiendo
entrar en ella a los extranjeros, y echando a
los habitantes que no tenían el permiso del rey.
También se dice que su manera de acabar con
los extranjeros, era que se sumergía en fuego,
hasta que el bronce del que estaba hecho se pusiera rojo del abrasador calor, y luego abrazaba a sus víctimas matándolas con su ardiente pasión de amor (algo que no se tomaban muy bien). Se enfrento a Jasón, al cual pudo echar sin dificultades, aunque conocía su punto débil. Un clavo que tenía en su tobillo, el cual le impedía desangrarse y morir.

Este es un autómata que forma parte de la mitología, pero Herón, un ingeniero que existió en la vida real(alrededor del año 10 a.C), fue considerado el creador de los primeros prototipos de androides, que eran básicamente esculturas con formas humanas, o maquetas articuladas que intentaban imitar el movimiento humano.

Para los que tengan curiosidad sobre los inventos de Herón, aquí os dejo un enlace con información sobre su vida: http://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/inventos-griegos_9395

1 comentario:

Ricardo Lara blanco dijo...

"Ardiente abrazo de amor". Lo que se te ocurre, por lo demás, esto es la prueba de que no hay nada nuevo bajo el sol

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails